REBAJAS



Por Curra.

Llega julio y con él la temporada oficial de rebajas. Y digo la oficial, porque en cantidad de tiendas y webs hace tiempo que los precios están ya rebajados.

La verdad es que, a pesar de que en la actualidad  las cadenas low cost nos ofrecen ropa a precios más que razonables, la palabra rebajas sigue evocando la idea de permiso para gastar.

En una sociedad tradicional de tipo europeo la idea de  gastar no tiene buena prensa y lleva consigo un halo de poca cabeza y de superficialidad que no nos gusta.
Frente a la sociedad de consumo americana, nos gusta invertir y saber que nuestro dinero va a ser usado de una forma que nos beneficie.



En la mayor parte de los casos no necesitamos comprarnos nada nuevo. Es más, posiblemente nos viniera bien deshacernos de todas esas cosas que compramos siguiendo el impulso del momento y que están muertas de risa en el armario.

Porque, seamos sinceras. ¿Verdad que casi siempre nos ponemos las mismas cosas y recurrimos a las prendas con las que nos sentimos a gusto?

Entonces ¿ Por qué esa emoción con las rebajas?


En mi caso tengo claro que aparte de una afición desmedida por la ropa, que siempre me genera ganas de tener algo más, está esa sensación de ser inteligente y sensata que los vendedores mantienen hábilmente.

No necesito unas nuevas sandalias, está claro, pero si me ofrecen  un modelo atractivo  y me lo ponen por debajo de su precio “ normal” es muy fácil que me apetezcan y que la sensación de capricho de la compra sea sustituida por la de habilidad para conseguir un artículo barato.




Consiguen que me sienta bien y me quitan de un plumazo la posible falta de racionalidad del gasto.


Me han convencido de que soy más lista que ellos y me dejan ganar una batalla inexistente, en la que su aparente derrota, no es más que un nuevo cargo en mi trajeta de crédito.



7 comentarios:

  1. No sé que tiene la palabra rebajas pero es verdad, nos vuelve locas a todas. Yo estas rebajas voy a intentar controlarme un poco y a ponerme un límite porque sino será la ruina jaja.

    www.mivestidoazul.es

    ResponderEliminar
  2. Lourdes. A mí también me pasa por eso quise hacer la reflexión en voz alta, porque realmente compramos más por el precio que por el artículo y en la práctica casi siempre son caprichos.
    Sería bueno plantearnos una estrategia que sin impedirnos disfrutar del placer de comprar, nos permtiera de verdad aprovechar las ocasiones que se nos brindan.
    Mil gracias por comentar Lourdes

    ResponderEliminar
  3. Buena reflexión Curra.

    Has expresado muy bien el contraste de sentimientos que acompaña al acto de comprar.

    La impresión es que las personas en Europa hemos pasado de ser "unidades de producción", hecho que motivó el nacimiento de movimientos ideológicos, a ser "unidades de consumo". Parece que así vayamos a ser más felices. Como has logrado reflejar en tus palabras nos dejamos seducir a sabiendas de la trampa.

    El problema del mero consumo es que atrofia la capacidad creativa, no sólo la crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que a veces, en muchas más ocasiones de las lógicas, nos dejamos llevar y no pensamos en absoluto lo que hacemos con lo que nos convertimos en marionetas al servicio del mejor marketing.
      No se me había ocurrido lo de atrofiar la capacidad creativa, pero tienes razón porque con más cosas nuevas, nos molestamos menos en dar un aspecto diferente a las que ya tenemos.

      Eliminar
  4. En rebajas tenemos que estar muy concentradas y comprar lo que realmente sigue en tendencia y nos gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Ana, porque lo último de lo último es muy llamativo, pero cuando llegan las rebajas ya no es tan último y además nos queda poco tiempo para lucirlo antes de que se pase.

      Eliminar
  5. Creo que todas somos conscientes del lavado de cerebro que los equipos de marketing y publicidad ejercen sobre el consumidor, de hecho ahora con las nuevas tendencias publicitarias son los grandes blogs los encargados de generarnos esas inexistentes necesidades,!!! y funciona!!, pues alguna ya tiene app donde directamente y sin necesidad de preguntar ¿donde te lo has comprado? (creo que es la cuestión más repetida en las redes sociales), una nueva formula de venta.
    Las rebajas son una trampa que alaba el ego de quien no se considera manipulable...
    Yo prefiero otro tipo de ofertas Outlets, liquidaciones, saldos por cierre.... la compra se hace mas relajada consciente de lo que te gusta y además a bastante mejor precio, y como las tendencias son ciclos cerrados, si no es muy marcada seguro se repetirá por lo que si te gusta es suficiente.
    Es complicado, a las que nos gusta la moda, mantenerte frío y racional ante nuestro vicio jaja y......!!! ELLOS LO SABEN !!!! Un besín Curra

    ResponderEliminar